Tras la polémica ley que se presentó en Barcelona hace pocos meses, en la que se endurecían las sanciones para los propietarios que incumplieran las normas y prohibían que los perros estuvieran sin correa en cualquier sitio, el ayuntamiento da un paso atrás y propone ahora algo completamente distinto: la creación de un carnet cívico para que los perros puedan pasear sueltos por los lugares destinados a ello. dos peludos con palo

El carnet cívico es una idea que ya está funcionando en ciudades como Ginebra y ahora comenzará a funcionar con la nueva normativa en las calles de Barcelona. La propuesta parte de la premisa de que los perros sean educados y equilibrados, tal y como proponía el  II Flashmob nacional con perros que se celebró el pasado 31 de mayo y que reunió a 19 ciudades de toda España.

Si nuestros perros están educados y controlados ¿por qué no van a  poder acceder a determinados lugares o correr libres por las zonas destinadas a ellos para que jueguen, se diviertan y ayude aún más a su socialización?  Además, no se trata solamente de que los perros puedan ir sueltos, sino que a través de este carnet cívico se consigue que los propietarios eduquen a sus perros y aprendan a controlarlos para poder salir a la calle con ellos, lo que repercutirá positivamente en la convivencia entre humanos y perros, evitando molestar a otras personas a las que no les gustan los perros ni tienen por qué sufrir las consecuencias de un manejo inadecuado.

Aplaudimos esta iniciativa de Barcelona y esperemos que se convierta en un referente para otras ciudades.

Categoría: Blog

Deja un comentario

Debes ser conectado para comentar.