Peligro-veneno-fotoCon frecuencia nos llegan noticias de que alguien ha colocado veneno en alguna zona frecuentada por perros. En polvo, en trozos de carne, incluso hay degenerados que rellenan salchichas y trozos de carne con alfileres y agujas. ¿Se puede ser más despreciable?

Recientemente nos llegaba la noticia de que la playa para mascotas de Pollença, en Mallorca, ha cerrado de forma preventiva tras el envenenamiento de un perro. El tercer envenenamiento en un año, todos ellos con resultado de muerte del can. Y todo porque acudieron a una zona habilitada exclusivamente para ellos, donde no molestaban a nadie y donde a quien no le guste no tiene por qué acercarse, teniendo a su disposición todo el litoral restante. ¿Tan mal sienta que unos pocos propietarios puedan disfrutar con sus mascotas de un día en la playa? ¿Y en Noviembre? ¿Cual es el problema?

Y es que no se entiende cómo alguien puede tener la poca humanidad de hacer algo así. O son mentes enfermas o son mentes enfermas, no nos cabe duda. Esos indeseables seguramente pretendan con semejante salvajada erradicar algo que no les gusta o que les molesta, pero de lo que no se están dando cuenta es que con su acto están demostrando que los únicos animales sin cerebro y sin alma son ellos.

playa perros cerrada

La ley condena este delito con penas de hasta un año de cárcel. Pero aún es poco. Muy poco. La gravedad de este asunto es mayor de lo que podría parecerles a algunos, ya que no se trata sólo de que corran peligro unas cuantas mascotas. El peligro se extiende a otras especies animales y así ocurre, cualquier animal puede ingerir la sustancia y morir, convirtiéndose en alimento para otras especies que a su vez ingieren el veneno o los elementos asesinos.

Y, lo peor de todo, que un día será un niño el que ingiera el veneno y el daño sea irremediable. ¿Se les habrá ocurrido a estos degenerados que algo así podría ocurrir? ¿que incluso podrían ser sus propios hijos? Pero por desgracia, hasta que no ocurra una desgracia mayor e irreparable, no se conseguirá frenar esa barbarie y los indeseables seguirán actuando con casi total impunidad.

¿Y qué hacer en caso de encontrar veneno?
En caso de encontrar algún producto sospechoso, lo que tenemos que hacer es denunciar. Hay que denunciar siempre, tanto si lo encontramos como si nuestro perro ha sido afectado. Es la mejor medida. No será una denuncia ni unas cuantas, sino la continua denuncia de una sociedad harta de degenerados sin escrúpulos que intentan que los propietarios vivan con el miedo a que su perro sea el siguiente.

Cabecera grupo2Existen páginas en Facebook donde se puede avisar a la comunidad correspondiente para que tengan cuidado en una zona determinada donde se ha encontrado algo sospechoso o donde ya ha habido algún caso de envenenamiento. En ellas se indican los pasos a seguir:

No tocar nada y llamar al teléfono gratuito 900 713 182 o al Seprona 062

Por si quieres compartirlo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print
Categoría: Blog

Deja un comentario

Debes ser conectado para comentar.