En Madrid ya no se podrán utilizar collares de pinchos, de ahorque o eléctricos sin arriesgarse a ser multado hasta con 9.000 euros. Una nueva ley prohibe su uso “cuando son dañinos para el animal”. La polémica está servida

de pinchos

Acaba de entrar en vigor la famosa Ley de Protección de Animales de Compañía, que ha suscitado bastante polémica en torno a la cuestión que atañe al uso de los collares “dañinos”.

La nueva ley, vigente desde el pasado 10 de febrero, prohíbe en su artículo siete “Utilizar collares de ahorque, pinchos o eléctricos que resulten dañinos para los animales”. El incumplimiento de esta ley se considerará una infracción grave, con multa desde los 3.001 euros hasta los 9.000 euros.

de pinchos

Esto para muchos supone un gran avance -y es el objetivo de la nueva ley- pero para algunos colectivos de profesionales del mundo del perro se trata de una medida absurda y se denuncia como planteada desde el desconocimiento.

Un caso concreto es el de los adiestradores. Muchos se quejan de que con esta nueva ley van a tener más problemas a la hora de trabajar determinados problemas de comportamiento canino. Alegan que hay ocasiones en las que el problema requiere una solución que a veces pasa por este tipo de dispositivos. Matizan que, en cualquier caso, deben ser utilizados por profesionales que conozcan perfectamente su funcionamiento. Y añaden que cualquier collar, mal utilizado, puede infligir daño a un animal.

de pinchos

¿Malas herramientas o mal uso?

Puede que el problema sea el auge de este tipo de instrumentos correctivos entre cualquier propietario de perro, sin los conocimientos necesarios. Y esto es lo que realmente puede suponer un daño al animal, por no hablar de serios problemas de conducta que, mal llevados, pueden agravarse en lugar de corregirse.

Quizás sea esa coletilla final del enunciado de la ley la que sirva para determinar si un collar de pinchos o de ahorque o eléctrico, está infringiendo daño al animal o si realmente la utilización es correcta y el animal no sufre daño alguno. En cualquier caso hay un pequeño vacío legal que queda sometido a interpretación de los agentes encargados de hacer cumplir la ley.

Categoría: Blog

Deja un comentario

Debes ser conectado para comentar.