Cuando Annita regresó para volver a ver a la pequeña manada de lobos con la que estuvo trabajando, hacía dos meses, no sabía cómo la recibirían. Las imágenes hablan por sí solas…
(vídeo al final)

manada de lobos

Los lobos no son precisamente conocidos por ser amigos del hombre. Es más bien al contrario, su leyenda con respecto al ser humano es más bien negra. El lobo siente un gran un temor ante la presencia del ser humano y lo evita.

Pero cuando se encuentra en lugares como el Polar Zoo, en Noruega, las cosas pueden cambiar mucho. Esto es lo que le ha ocurrido a Annita, que estuvo dos años trabajando en la socialización de una pequeña manada de lobos en este parque zoológico.

Un Zoológico Polar

Polar Zoo o Zoológico Polar, es un parque zoológico situado en Bardu, condado de Troms, en Noruega. Desde 1994 este impresionante parque de 46 hectáreas ha procurado que los animales vivan en su hábitat natural. Está especializado en fauna nórdica: alces, ciervos, renos, zorros polares. Incluídos los grandes depredadores del Ártico: oso pardo, lince y como no, el lobo.

Cuando Annita volvió tras pasar dos meses fuera del parque, decidió filmar el reencuentro con su manada de lobos. Lo que ocurrió fue impactante, brutal. Alegría, dominancia, sumisión, comportamientos naturales, puros, brutales.

Y una pequeña mujer en medio, sin inmutarse. Sin necesidad de dominar, ni de controlar. Simplemente mostrando comportamientos naturales, que los lobos entienden, aceptan y respetan. No es ordeno y mando, no es “yo soy el humano, tú el lobo”. Es lenguaje natural.
Pero lo mejor es ver las impresionantes imágenes del vídeo. 

Categoría: Blog

Deja un comentario

Debes ser conectado para comentar.