Perros de servicio, mascotas de servicio, una actividad cada vez más conocida y por desgracia, peor utilizada por algunos. Si no ponemos freno, vamos a tener serios problemas 

mascotas de servicio

Los veraderos perros de servicio pueden verse perjudicados por el intrusismo en este campo

Muchos se quejan de que en España los perros denominados ‘de servicio’ no tienen aún permiso para viajar libremente como ya lo hacen los perros guía o los perros de asistencia en algunas comunidades.

Seamos realistas, ¿es una medida beneficiosa?

En primer lugar, perros de servicio podrían llamarse todos los perros al servicio del ser humano, lo que englobaría a los perros guía, de asistencia, de terapia… y ¿por qué no? a cualquiera que pertenezca a algún servicio de detección: rescate, drogas, explosivos… Así que, ¿dónde ponemos el límite?

Mascotas de servicio

Siempre hablamos de que andamos a la zaga de otros países que nos llevan muchos años de delantera en este tipo de cosas. Y un ejemplo es EEUU. Allí no sólo hay perros de servicio, sino que tienen mascotas de servicio. Casi cualquier animal es susceptible de convertirse en una ‘mascota de apoyo emocional’, es decir, un animal de servicio. Qué envidia, ¿no?



Allí además es relativamente sencillo conseguir un certificado para tu perro/gato/gallina o lo que sea de servicio, así como el peto correspondiente de ‘animal de servicio’. Se consigue por teléfono y on-line. Perros, gatos, gallinas, conejos, monos, loros, tortugas, serpientes, cerdos… todos pueden obtener fácilmente su certificado de ‘mascota emocional’ y viajar con su humano en transporte público y acceder sin problemas a lugares públicos, restaurantes incluídos.

Pues aunque en algunos estados ya han establecido límites legales para evitar instrusismos, el resultado de toda esta maravilla de permisividad, adelanto y animalismo sin igual, lo que ha conseguido es generar algunas escenas rocambolescas como la de un cerdo defecando sin control entre el pasaje de un avión, eso sí, con su peto de “mascota de apoyo emocional”, conseguido a través de internet y su propietaria hablándole como si fuera una persona y sin un mínimo atisbo de profesionalidad. Cerdo y humana fueron invitados a abandonar el vuelo, lógicamente.

mascotas de servicio

La mujer y el cerdo ‘de apoyo emocional’ abandonan la cabina tras el desagradable incidente

Perros de servicio: un trabajo y una responsabilidad

Cualquiera que viviera la escena del cerdo o que haya compartido mesa en un restaurante al lado de un humano necesitado de apoyo emocional junto a su preciosa gallina o su adorable cerdito, seguramente rechace cualquier propuesta de que ningún animal acceda a lugares públicos.

Y ésto es lo más triste, que con semejantes ejemplos y situaciones, se deteriora la imagen de los verdaderos ‘perros de servicio’, certificados oficialmente tras un largo y riguroso entrenamiento que los prepara para la vida cotidiana junto a su humano necesitado. Han sido muchos años de esfuerzo y de empeño de muchos para conseguir que los perros guía o los de asistencia, certificados, puedan acceder a cualquier sitio.



Así que no es de ley que todo este trabajo se tire a la basura porque algunos pretendan que su mascota de ayuda emocional o de terapia o de trabajo, vaya con ellos a todas partes. No han sido entrenados para ese trabajo, nadie los certifica, ninguna institución los avala. Su único mérito es ser de ayuda emocional para un ser humano, algo que de hecho englobaría a la totalidad de mascotas del mundo, educadas o no educadas, peligrosas o no.

Habrá que tener cuidado si no queremos que en España nos ocurran situaciones parecidas. Convendría echar un poco el freno y a aprender de los errores y experiencias de los demás. Ir a la zaga nos otorga esta inestimable ventaja, ojalá sepamos aprovecharla.

Categoría: Blog

Deja un comentario

Debes ser conectado para comentar.