Cuales son las pautas a seguir para convivir con tu perro de la forma más armoniosa. Los beneficios no se harán esperar

1. Elegir el perro adecuado

No caigas en el error generalizado de elegir al perro por lo bonito que es o una raza porque está de moda. O peor aún, porque se sale de lo normal. Un perro es un compromiso para muchos años, así que conviene elegir un perro cuyo carácter y físico se ajuste a nuestro estilo de vida. alt="distintas razas"

En los refugios y protectoras tienes muchos perros donde elegir, de todas las edades, tamaños y razas. Puedes pedir ayuda a alguien que tenga conocimientos para que te eche una mano en tu elección.

2. Socializa, socializa, socializa y después, socializa

alt="tres hocicos juntos"La socialización es la parte más importante en la educación de un perro. Lleva a tu perro a todas partes. Llévale a ciudad, campo, que vea coches, que escuche ruidos, que vea gente, otros perros, que juegue con ellos, que interactúe, que corra, que le gruñan, que gruña… que vea niños, mayores, hombres, mujeres, bajos, altos… En definitiva, haz que tu perro se socialice y sea capaz de convivir sin problemas con personas y con otros perros en cualquier lugar.

Hoy día tenemos la suerte de que cada vez hay más zonas para el esparcimiento libre de nuestros perros y cada vez hay más sitios donde nos dejan acceder con ellos.  Sobre todo cuando es un cachorro, es la etapa más importante de su vida y la buena noticia es que todo el mundo deja entrar a un cachorro a todas partes y le tratan estupendamente. ¡Aprovecha!

3. Emplea unos minutos al día para educar a tu perro

Es fundamental educar a nuestro perro desde el momento en el que llega a casa. Si no tenemos conocimientos (leer artículos como éste no son suficientes para obtener conocimientos), es aconsejable acudir a un adiestrador o, mejor aún, a un centro canino donde se realizan cursos en grupo, para que dueño y perro aprendan juntos y con otros perros y dueños.

Además, en casa es aconsejable que convivir con tu perrodediques unos pocos minutos al día para educar a tu perro.
Recuerda que la educación debe ser un momento muy divertido para tu perro. No fuerces, hazlo divertido, utiliza algún premio de comida (trocitos pequeños de salchicha), ten mucha paciencia y sé constante.

Puedes realizar algún ejercicio antes de darle la comida, así tendrás toda su atención, indispensable para que el perro aprenda.



4. Consigue que toda la familia siga las pautas establecidas

convivir con tu perroLos perros aprenden muy rápido y son capaces de reconocer rápidamente las diferencias entre los miembros de la familia. Si uno de ellos es más permisivo, el perro sabrá dirigirse a él para obtener lo que quiere. Además, estarán tirando por tierra el trabajo del resto.

Por eso es fundamental que toda la familia siga unas estrictas normas de trato hacia el perro. Todos tienen que tener muy claro lo que se puede y lo que no se pueden hacer y todos deben cumplirlo. Y eso incluye a las visitas. Una visita que da comida a nuestro perro mientras estamos en la mesa estropea nuestro trabajo de mucho tiempo para evitar que el perro pida mientras comemos. Si no estamos seguros de que todos podrán cumplirlo, es mejor dejar a nuestro perro en un lugar apartado o incluso en otra habitación hasta que tenga bien claras las costumbres y nos obedezca.

5. La jaula o el transportín pueden ser herramientas muy útiles

Cuando llega un cachorro o un perro que debe aprender nuevas costumbres, es muy útil dejarle dentro de un transportín durante la noche o los momentos en los que no estamos en casa o cuando no podemos supervisarlo. Un perro recién llegado o no educado puede romper cosas, por aburrimiento o simplemente para jugar.

convivir con tu perroNo lo veas como algo cruel. Los perros son animales de madriguera, les gusta tener su espacio para dormir o refugiarse. Además, cuando tu perro se acostumbre a estar ahí, puedes dejarle la puerta abierta y será él el que quiera entrar cuando  necesite descansar. Y cuando vayáis de viaje, podrás llevarle en él y así no se sentirá desubicado en ningún momento.

Tampoco abuses del transportín. Si vas a ausentarte por mucho tiempo, hay unos parques por paneles desmontables para perros que les permiten tener un espacio más amplio.

6. La llamada: vital

convivir con tu perroEsta es la orden más importante que debes enseñar a tu perro. Nunca le sueltes si no estás seguro de que volverá cuando le llames, sobre todo si hay algún peligro cerca o si hay posibilidad de que se escape o moleste a alguien.

Este ejercicio es aconsejable que lo entrenes con algún experto que te indique los pasos a seguir. Pero hay dos normas que debes cumplir a rajatabla: premia a tu perro cuando le llames y acuda, con comida, caricias, voz… y nunca le regañes cuando vuelva aunque no te haya hecho caso antes.

7. Juega con tu perro

En casa, en el parque, en el campo… juega con tu perro. Poco a poco te irás dando cuenta de lo que más le gusta: correr tras una pelota, morder un trapo o mordedor o simplemente hacer algunos ejercicios básicos de obediencia a cambio de su premio, así además de jugar, aprenderá.convivir con tu perro

El juego es la base de la relación entre el perro y el dueño. Aumenta el vínculo y favorece la comunicación. Perro y dueño aprenden a conocerse mutuamente y a establecer normas invisibles y un estrecho lazo que mejorará la relación día a día.
Un perro que no tiene interés por su dueño es muy difícil de educar. Gánate su interés a través del juego y de la educación. Verás resultados sorprendentes y cada vez querrás enseñarle más cosas.

8. Los perros tienen su carácter y personalidad

Los humanos tenemos la tendencia a generalizar con mucha facilidad y a dar muchos consejos basados en nuestra propia experiencia. Y muchas veces no son buenos consejos y pueden generar frustración cuando el que los recibe no ve avances con su perro.

Por la misma razón, no todos los perros de una misma raza se comportan igual. Cada perro es un mundo y aunque pueden tener rasgos comunes, son individuos diferentes con carácter y experiencias diferentes. No caigas en el error de creer todo lo que te dicen en el parque, los amigos… Si tienes un problema, busca un especialista, acude a un centro canino y cuéntales tu caso. Ellos sabrán cómo ayudarte. Además, el trabajo en grupo con otros perros siempre es una opción ventajosa.

convivir con tu perro

Todos los dueños de perros deberían ir al menos una vez en su vida a un grupo de trabajo con su perro.

Y recuerda: Perros educados y controlados… ¡no molestamos!

Por si quieres compartirlo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print
Categoría: Blog

Deja un comentario

Debes ser conectado para comentar.